Y la politica? Bien, gracias...

Primera pregunta:
Que una jueza federal pueda decirle a una Presidenta de la Nación que no tiene autoridad para determinar un decreto...no es meter mato a un poder? Es decir, si Cristina dice: "El fallo de X juez no me cabe y le mando decreto para anularlo", se está metiendo en temas que le competen a la justicia decidir y no al Poder Ejecutivo. Pero lo mismo es cuando una Jueza decide que una decisión administrativa del Poder Ejecutivo y que no se puede ejecutar...no es tambien meterse en los temas de otro poder?

Segunda pregunta:
Porque judicializa tanto la oposición. En teoria no son diputados/senadores? O sea, no deberían tratar de cambiar la historia y las cosas construyendo politica? Creo que esa es la herramienta basica que tiene todo politico pero ellos abusan de las otras: Pactos con los medios de comunicación que no comparten la visión oficial y un mar de denuncias y querellas que nunca llegan a nada por falta de pruebas.
Yo me tomé el laburo de ver una de las tantas denuncias de Carrió y no presentaba una sola prueba, todo era: "De Vido es amigo de Menganito y Menganito tendría una relación de negocios con Fulanito, y Fulanito es el primo de Pepito...segun el diario Perfil". Una verguenza.
Igualmente de Carrió no me extraña porque ellas es especialista en destruir la politica, el problema es que se queda sin herramientas para justamente hacer su laburo y pasa a abusar de los medios y de las querellas. (Solanas está en el mismo camino de hacer politica con la anti-politica)

Hace un tiempo encontré en el archivo de Clarinete una entrevista que se le hizo a Carrió junto con Cristina Fernández de Kirchner. Esta entrevista me pareció muy interesante porque plantea en parte la diferencia entre estas dos mujeres, mas alla del tema en sí que trataban (Yabran, Cabezas, etc) o los partidos donde participaban (Alianza, PJ, etc).

-¿No creen que son unos pocos los que van a pensar que éste es momento de cambio, de reestructurar el sistema tradicional?.

Carrió: Concretamente yo avizoro un clima de mayor violencia política. La sociedad llegar a darse cuenta de que se han pisoteado todas las bases de legitimidad. Que por hacernos dueños del Poder Judicial, las fotos del Poder Judicial es Corach, más Anzorregui, más el jefe de la Federal y no es la foto de un juez investigando. Se perciben una crudeza y una violencia fuertes; los climas de política deben entenderse en términos de guerra. Hay guerra cuando se ha roto el diálogo. No es una crítica a la política; es una crítica a formas de hacer política.

Kirchner: Sí, pero Lilita, no satanices la política...

Carrió: Yo no satanizo, no demonizo la política. Al contrario, creo que de este abismo va a salir con un fortalecimiento distinto. Lo que sí creo es que se ha demonizado a Yabrán. Y el problema de la Argentina es mucho más profundo que Yabrán. Murió; no murieron los problemas que lo generaron. Tampoco quiero que ahora muerto un demonio se construya otro, y ésta es mi discrepancia con Domingo Cavallo.

Kirchner: Insisto: no creo en la satanización de la política, como si fuera una cápsula donde se reproducen climas bélicos frente a una sociedad solidaria. Hay ciertos grados de correlato entre lo que pasa arriba y lo que pasa abajo en cuanto a violencia. Hay una crisis de valores importantes en la sociedad; se profundizan y agigantan en el tema también de la política. Con esta violencia se visualiza una interna Duhalde-Menem, o una interna UCR-Frepaso..

Carrió: Aclaro que es incomparable la interna de la Alianza con la del PJ. La posible interna por cuestiones de narcisismos personales en el seno de la Alianza es una disputa casi ingenua al lado de la lucha de poder que se da en el seno de la sucesión. Con todo respeto, para mí la distancia es abismal; en la Alianza hay reglas y racionalidad, aunque cuando se discuten candidaturas hay roces. Pero en el PJ yo creo que es una lucha sin reglas, incluso la ha declarado Duhalde, ha dicho que es el fin de toda regla racional y la ruptura de todos los acuerdos previos.

-La desaparición de Yabrán, ¿no le marca a Duhalde la necesidad de retomar reglas para la lucha con Menem?

Kirchner: Yo creo que no era éste el problema interno. El problema es la disputa por el poder.

Carrió: Lo que pasaba es que se tiraban todo a través de Yabrán.

Kirchner: Permitime. Creo que Duhalde no eligió que Cabezas estuviera muerto en la provincia de Buenos Aires el 25 de enero. Tuvo un gesto que no era producto de su pelea con Menem. Creo que percibió muy claramente que estábamos frente a un punto de inflexión en la lucha por la impunidad.

Carrió: Pero Duhalde dijo: Me pusieron un muerto en el patio de mi casa

Kirchner: Permitime, permitime. El propio Yabrán cuando lo entrevistaron dijo: ¿Qué es el poder? El poder es la impunidad. El crimen se politiza no porque lo haya politizado Juan, o Pedro, o Duhalde, o Menem, o la Alianza, o Lilita. Se politiza porque es un tema profundamente político. Si finalmente no sabemos quiénes fueron los autores materiales y quién fue el autor intelectual, poco va a valer quién esté en la Casa Rosada en el 99 porque el poder, o sea la impunidad, va a estar en otra parte.

-¿Cómo se hace para terminar con los supuestos acuerdos secretos y llegar a una transparencia?

Carrió: Es que a mí nunca nadie me ordenó negociar nada en contra de mi voluntad. Peleo muy fuerte pero para construir consensos, no los aborto. Lo que rescato en consensos que logramos inclusive con el PJ es que no hubo ninguno acordado en un cuarto oscuro. No comparto con Cristina esta visión de que todos son acuerdos.

Kirchner: Pero si todo fuera de esa manera ¿por qué estamos como estamos? Me parece que hay una contradicción. Disculpame, pero yo no te entiendo, porque si todo esto es tan bárbaro...

Carrió: No, está abortado por los conflictos de la dirigencia política...

Kirchner: Bueno, pero no se puede decir que las políticas vienen de este año. Yo creo que tenemos que reconocer que hay acuerdos entre dirigentes de nuestro partido y dirigentes de otro partido. Por un lado vos decís que estamos al borde del abismo, y ahora decís que todo es tan maravilloso que es una construcción de consensos. Me parece que lo tuyo es un reduccionismo político, que hay una contradicción entre esto que acabás de describir vos, casi idílico y fantástico, y lo otro. Hay cuestiones en las cuales no hay consensos sino intereses que coinciden entre las cúpulas de un partido y del otro.

Fuente: Nota

2 comentarios:

  1. Sí que están claras las diferencias entre estas dos mujeres. Impresionante, Cristina parece una filósofa(no lo es, pero parece) al lado del sanateo de la otra estúpida, que es siempre el mismo hasta hoy, nada ha cambiado. Excelente hallazgo, me enganché leyendo, y eso no me pasa muy seguido.

    ResponderEliminar
  2. Si, yo la verdad que cuando era seguidora o partidaria del ARI no la quería a Cristina por lo que sabía de ella, pero realmente no sabía nada.
    En el momento donde deje de repetir discursos y me pus ea investigar la historia de ambas, las cosas que dicen y las cosas que hicieron y hacen, la verdad que no hay parangón.
    Elisa Carrió no creo que sea una idiota, es inteligente pero yo sinceramente luego de tantos años de conocerla y seguirla, y sin animos de ofender ni de lastimar digo sinceramente que para mi no está bien emocionalmente, y no lo digo como algo para disminuirla sino es mi visión, la visión de alguien que creyo fuertemente en ella, que la siguió y que milité con ella y hoy veo que no esta bien, que hay un rencor muy grande en ella.
    Quizá venía de antes pero la derrota del 2003 frente a Kirchner me parece que no le hizo bien.

    ResponderEliminar