Canal 13 y la libertad de prensa

Les dejo un video de una entrevista de Liliana Lopez Foresi en Canal 13 al entonces Ministro de Economia, Erman Gonzales. Al final del post incluyo este video imperdible, que hablan de abrir las importaciones (!!) y bajarle las retenciones al campo, donde Liliana hace un comentario que no gusto nada al Menemismo asi como otras opiniones.

Liliana fue una mujer que siempre dijo lo que sentia. Eso le costo la censura en Canal 13 cuando Menem, segun comentan los que han investigado el tema, luego de un almuerzo con las autoridades de este multimedio coordino la censura hacia esta periodista que estaba teniendo opiniones contrarias a las del Menemismo (Imaginense ahora a Cristina con el 90% de los medios en contra).

Liliana en esta nota que le hicieron en Agencia Nova cuenta un poco de este episodio, del que Canal 13 AUN no habla:

-Cuando alguien está con usted es inevitable que venga a la memoria aquel tristemente célebre episodio de la censura, y en realidad, en su momento, mucho no se sabía a ciencia cierta sobre los verdaderos motivos.

-La gente lo sabe y se dijo, lo que pasa es que muchos no investigaron y otros dijeron poco, excepto Pablo Llonto, Carlos Ulanovsky, en uno de sus libros, Néstor Genta hizo una investigación muy buena. Pero en estos 17 años lo conté mil veces, como fue el arreglo entre el menemato y el Grupo Clarín, en ese momento para que no tuviera opinión, cosa para la que yo había sido contratada; de hecho, el programa se llamaba Revista 13, Periodismo de Opinión. Son 17 años, y puedo asegurar que subo a un taxi y me hablan de eso como si hubiese ocurrido la semana pasada.

Tenía amigos que me decían: ¡qué libro que vas a escribir! Y sin embargo no lo escribí. Hace 17 años que me preguntan: ¿por qué no investigaron? La pregunta queda picando en otro campo. Y digo que esto no hubiese sido posible sin un medio silencioso, y que se ocupó de callar el tema, salvo excepciones de algunos compañeros “sueltos”. Por supuesto que cada uno hace su elección ética. No es lo mismo tener que callarte porque ganás 700 pesos que un gran caché, pero de todas maneras, en ese momento, en el Grupo, se levantaron firmas hasta de compañeros del diario, a quienes quiero reivindicar, y lo mandaron a Canal 13 y sin embargo no pasó nada. Hubo en ese momento actitudes nobles, pero luego, el vértigo de los hechos y demás hizo que se olvidara todo. A medida que fuera pasando el tiempo, me da la impresión de que si aparecía, aún en silencio, como fueron esos ocho meses opinando sin hablar, iba a ser demasiado fuerte y se iba a notar demasiado.

Me opuse al menemato recién el 29 de diciembre en 1990 cuando los indultos, con los que no estuve de acuerdo ni por unos ni por otros, y en contra de las privatizaciones. Y dije: “Vamos a llorar lágrimas de sangre por Aerolíneas Argentinas y por ese tipo de privatizaciones”. Y me opuse, porque es mi manera de ser, no hubiese podido hacer otra cosa, a mí no me hubiese costado nada haberme callado y al año siguiente conducir Telenoche, como estaba previsto. Pero bueno, sabía que eso iba a traer consecuencias, que creo que fueron injustas, excesivas y psicóticas, porque si uno las ve retroactivamente, es una mujer contra el holding más importante de Latinoamérica y el poder más poderoso luego de la dictadura, cual fue el menemismo, es psicótico, es una locura.

Quiero salir del lugar de víctima o decir que estoy censurada, que quede bien claro, yo hoy no estoy censurada, esta es la realidad. Elegí y pagué mis costos, que como ya dije me parecen injustos y excesivos, pero no lo dejo atrás, sigue siendo una injusticia, pero yo no me siento víctima. Fui víctima, pero nunca me puse en el lugar ni me sentí así porque somos las víctimas las que sostenemos, en cierta manera, a los victimarios, y yo a los victimarios no les doy mi energía para sostenerlos.


Luego en Perfil completo con esto, en relacion a su nueva incorporación a Del Plata cubriendo el puesto de Nelson "140.000 pesos x mes" Castro:

–¿Cree que la convocaron con ánimo de limpiar la imagen de la emisora?

–No, lo tomo como algo reparatorio. Creo que Nelson se va a sentir muy contento de que sea yo. Hace 18 años que no hablo con él. Trabajamos juntos dos meses en Radio El Mundo, él era mi columnista, antes lo había sido de Mariano Grondona y a mí me plantearon claramente que ideológicamente íbamos por costados distintos, y Nelson quedó conduciendo mi programa, y a mí me pareció bien, tenía que trabajar. Luego pasaron 18 años. Además de la censura a mí me pasaron muchas cosas, y se ha jugado al olvido: hubo también tres atentados, fui la primera mujer que condujo Cosquín pero mis productoras terminaron siendo una sargento de la provincia y una cabo de la federal. Así que Nelson debe de estar contentísimo de que sea precisamente yo, así como yo estoy contenta de que él siga teniendo su programa en Radio Nacional –una radio pública– desde hace años, y siga teniendo aire en un canal privado.

–Usted es una periodista con opinión política y hay vínculos entre algunos empresarios…

–Bueno (interrumpe), en Radio Nacional también. Y supongo que no le habrán dicho nada a Nelson cuando fue a trabajar. Hay muchísimas cosas que criticarle al Gobierno. En mi programa estarán Carlos Polimeni y Orlando Barone y entre todos vamos a tratar de que circulen ideas alternativas, de pensar juntos. A mí jamás me han planteado aquí algún tipo de límite, ¡pero en el 13 tampoco! En Revista 13 nadie me dijo “no puede hablar de eso”, directamente hubo un almuerzo y censuraron con el menemismo. ¿Quién podría decirme algo si soy adogmática, no tengo partido, soy adoctrinaria? Si la radio me llamó es porque tengo 35 años de profesión y no tengo que dar explicaciones. Yo no soy socia de la radio, soy una contratada. Y siempre, de alguna manera, lo que se tiene que decir acerca de la vida, se puede decir. ¿No se dieron cuenta de que no soy una francotiradora, que en 18 años no escribí en un libro de informaciones que nadie publicó ni quiso investigar? Lo de Nelson Castro es coyuntural, pero estoy segura de que él va estar contento, porque para el periodismo es reparatorio, nos viene muy bien a todos


0 defectuosos comentaron:

Publicar un comentario