Que loco, no?

En un reportaje a la agencia DyN, Ana Rita Pretti Vagliati abrió la puerta de su dolor: "Soy -remarcó- la hija de un torturador. Por eso quiero cambiarme de apellido. Quiero terminar con este linaje de muertes porque no acepto ser la heredera de todo ese horror. Los apellidos son símbolos y el mío es uno muy oscuro, lleno de sangre y de dolor".

Yo creo si mi viejo hubiera un torturador haria exactamente lo mismo. No puedo no ser su hija pero tampoco puedo estar orgullosa de el ni del apellido que me da. Si eso le hace doler que entienda que es una de las consecuencias por sus actos pasados.

No soy pro Kirchner, para nada, no lo vote y no me gusta su manera de hacer politica que es la misma de siempre pero creo que la otra politica que a mi me gusta es impracticable pero eso no significa que lo apoye pero es impresionante que sus detractores usen el tema de los Derechos Humanos para criticarlo.

En fin, no voy a decir que paso y porque es importante que como sociedad no sigamos ocultando las cosas sino afrontarlas y bancar el proceso de cicatrizacion que se va a ir postergando cada vez mas mientras no haya "cuentas claras".

Au revoir!!

0 defectuosos comentaron:

Publicar un comentario