Infierno a bordo

El martes fue un dia diabólico. En cada transporte público que me subia habia un molesto haciendo ruido. Primero me subo al tren en Retiro, 13.30 hrs, pense: "aaah que lindo, el tren, me da el solcito en la cara, a esta hora no hay mucha gente, que linda que es la vida, los pajaritos, las flores, los niños corriendo por la plaaaza"

En eso se sienta un muchacho de aprox. 25 años, morocho, señas particulares: Un aparatito para jugar, esos largos negros que tienen 1300 jueguitos pedorros.

Comienza a funcionar el tren y el decide prenderlo y comenzo asi un VIAJE AL INFIERNO. La musica del jueguito estaba a todo lo que da, lo tenia al lado y no era linda la musiquita, era horrible y rutinaria. Estuve 35 minutos con esa musiquita en el oido. Baje en Mitre con un par de tics nerviosos adquiridos durante el viaje.


Ahi pensé: Bueno, queda atras ese momento insoportable, ya esta, ya lo putee demasiado mentalmente y le desee todo el mal del mundo, que le caguen encima una manada de pajaros con diarrea y que se pise el cordón y se caiga por una alcantarilla. Ya está, me siento mejor.

Me tomo el colectivo número 71 que me deja a una cuadrita de mi casa. "Que lindo, viene rapido, me deja solo a una cuadra y no voy a tener que caminar mucho". En ese momento se sube un MOCOSO de 15/16 años, rubio desaliñado con el uniforme escolar. Se sienta atras mio. Señas particulares? Mastica un chicle. Pero eso no sería el problema, la cuestion es que al muchachito le encantaba hacer globos y explotarlos. "Bueno Sole, de vez en cuando seguro, que ñañosa que sos"...NO NO, un globo tras otro!!!! PLOP! PLOP! PLOP! CLAC! PLOP! PLOP! PLOP! CLAC! Y encima los explotaba de esa manera que suena mas fuerte.


Hay dos opciones: O todos estaban en MI contra porque soy el centro del universo, o estoy hecha una vieja chota a mis dulces y tiernos 25 años.


Bueno, la ogra blogueadora concluye este desquite con un besito re tierno para todos. Los re quiero, posta...





0 defectuosos comentaron:

Publicar un comentario